EL BLOG

Ars Gratia Argentum (Arte por el dinero)

Amazon compró MGM. ¿Una jugada correcta? ¿Jugada incorrecta? A quién le importa, todo se trata de vino.

Este mes la empresa de Lex Luthor Amazon anunció la adquisición de MGM, fomentando la consolidación de la industria de medios en la era del streaming. Mucha gente está sacando sus propias opiniones sobre si esto es una buena o mala idea, o por qué lo hicieron. Mi favorita es que la crisis de mediana edad andante que es Jeff Bezos quería ser dueño de la franquicia de James Bond. Todo esto no es correcto ni incorrecto, no lo sabremos hasta la próxima adquisición de MGM (Dios sabe que han habido muchas). Lo que quiero plantear hoy no es una opinión o conjetura binaria, es un insight que sacamos con mis alumnos y amigos: el contenido es como el vino.

MGM, UNA RETROSPECTIVA

Han habido dos para MGM, su era dorada con películas como, «Lo que el viento se llevó» (todavía la película más taquillera de todos los tiempos ajustada a inflación), y la era de Ping Pong empresarial donde Kirk Kerkorian inició un periodo de compras y ventas corporativas constantes de la marca y activos de MGM. Ahora es el inicio de una nueva era, la era de Amazon, que salvo una catástrofe para el gigante del e-commerce, es poco probable que vendan MGM por enésima vez.

MGM no ha estado tan ocupado como otros estudios que pasaron de los blockbusters a las secuelas, a las franquicias con la marcha del tiempo. Han estado ocupados sobreviviendo, creando genuinos clásicos («Legalmente Rubia» es tan clásico como «Doctor Zhivago») pero nada que pueda ser un «universo cinematográfico». Para entender por qué entraron en un estado constante de emergencia, necesitamos entender a Kirk Kerkorian por un segundo. Un ícono de Las Vegas, Kerkorian se obsesionó con MGM comprándola y vendiéndola tres veces.

Alguna vez te has preguntado por qué las películas de MGM, Tom y Jerry y Lo que el viento se llevó, están en HBO Max, fue gracias a Kerkorian. Alguna vez te has preguntado por qué hubo un  James Bond Jr. en los años 90, fue gracias a Kerkorian. Alguna vez te has preguntado por qué hay casinos MGM, gracias a Kerkorian. Básicamente debido a esta compra y venta constantes, MGM perdió algunos activos, (principalmente toda su librería anterior a 1986) creó otros, tuvo un casino, pero más que nada estaba a merced de los acreedores y los nuevos propietarios, lo cuál no es el entorno más adecuado para la creación de clásicos.

NO SE TRATA DE BOND

Después de todo esto, MGM sobrevivió, pasó de ser un estudio importante a un estudio que sobrevive. Entonces, ¿por qué alguien compraría un estudio en modo supervivencia? Nuevamente, muchos han intentado aplicar alguna lógica detrás de la adquisición de Amazon, lo único que puedo decir es que están comprando vino. Si alguien con mucho dinero quisiera comprar un estudio con buen gusto para nuevos IP comprarían A24Annapurna. Algo así como cuando Disney compró Miramax (solo para que otros estudios demuestren que pueden lanzar subsidiarias especializadas para obtener premios a una fracción de la inversión), o como Netflix que compra editoriales de cómics como Millarworld. Pero no Amazon, el efectivo de AWS (Amazon Web Services, su verdadera fuente de ingresos) compra solo las mejores bodegas de vino, como, MGM.

Podemos suponer que Bezos quiere un cameo en la próxima película de Bond (sería un gran Blofeld) o que Prime Video quiere una biblioteca más sólida para sus usuarios, pero al final están comprando una bóveda de películas y el derecho a hacer derivados. Rocky, Robocop, Bond, Legalmente Rubia, todos estos son franquicias potenciales, o incluso películas más de culto como, Todos los Perros van al Cielo, tienen lo necesario para al menos una serie de streaming. ¿Qué es lo «necesario»? NOSTALGIA, Amazon compró una bóveda de NOSTALGIA.

Ars Gratia Argentum, el arte por el dinero, el nuevo eslogan de MGM bajo Amazon.

Esta no es una opinión particularmente nueva, pero es una relevante en el contexto de las guerras del streaming. Prime Video (y cualquier servicio de streaming) no necesita hits, necesita memes. Venden en atención, y una biblioteca llena de contenido nostálgico les da eso. Ahora, ¿lo necesitan? No, Prime como paquete es un servicio básico para cualquier persona de clase media urbana en este punto, pero en tiempos difíciles puede convertirse en un lujo inmediatamente.

Entonces, como cualquiera de los servicios de Prime que no son los dos días de envío gratis, son protecciones, cosas que tal vez hacen que sea menos atractivo darse de baja, eso más un meme o un premio ayuda. Entonces, al final, no se trata de hacer James Bond Jr. para la Generación Z o Creed la serie, se trata simplemente de brindar a los suscriptores la ventaja de una buena cosecha con esa fiebre de endorfinas después de comprar algo. Es dar un vino con Prime.

Si quieres saber de más insights cómo este deja tu correo y susćribite al newsletter; o si quisieras aprender como sacar insights así, escribe a la página de contacto y averigua sobre las mentorías.